viernes, 27 de mayo de 2011

La unión hace la fuerza

Como expreso en los artículos anteriores, son varias las causas que nos afectan en el sector, y que lo están llevando hacia tiempos inciertos.
Para poder "luchar" contra los problemas que nos afectan, debemos unirnos tanto asalariados como autónomos para defender el sector, y nuestros trabajos. Hasta ahora nos han mantenido "controlados", a base de tenernos "enfrentados" a los asalariados contra los autónomos, y a los autónomos contra los asalariados.

Antes de plantearnos el resolver alguno de los problemas que afectan al sector, es importante que entendamos que si cada uno va por su lado, y no nos unimos, no podremos lograr nada. Hay que pensar que el que hoy es autónomo, mañana puede ser asalariado; y el que hoy es asalariado, mañana puede ser autónomo. Así que luchar por uno, es luchar por todos, porque hoy unos estamos en un lado, y mañana podemos estar en el otro; así que no somos rivales, sino compañeros y aliados, y si nos unimos podremos empezar a plantar frente a los problemas que nos afectan.

Una fuerza unida, con capacidad y poder para poder hacerse oír, y luchar contra los problemas del sector; una fuerza, que si es preciso, pase por encima de sindicatos, asociaciones y grandes empresas, para exigir nuestros derechos, y no convertirnos dentro de no mucho en una "especie en extinción".

Una fuerza que sea respetada por las otras partes, y con capacidad para negociar (como hacen "los otros") con el Ministerio de Fomento, a la hora de modificar, cambiar o crear las leyes que nos afecten, y no dejar la representación en manos de los representantes sobornados, que nunca lucharan por nuestros intereses.

Una unión que tenga las ideas claras, que sepa hacerse oír y respetar, y con verdadero poder; y que cuando las otras partes "oigan" que planteamos una huelga (por ejemplo) para defender nuestros derechos, sepan que vamos en serio, y no nos dejaremos "pisotear". Una unión que haga entender a sindicatos y asociaciones, que si no están con nosotros, están contra nosotros, y que no les necesitamos para defender nuestros derechos.

Una fuerza dispuesta a luchar por lo que es justo, y a la que los demás respeten; y donde vean "los otros", que estamos dispuestos a luchar, haciendo lo que haga falta para conseguir nuestros objetivos. Una fuerza, a la que nuestros "enemigos" "teman", y respeten.

El día que logremos esa unión, estaremos en condiciones de "presentar batalla", y luchar verdaderamente por nuestros derechos.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Las Grandes Empresas de Transporte

Hay que reconocer que el transporte de mercancías por carretera es un "pastel" muy "jugoso", y todos quieren un trozo. Mientras los autónomos (que son la gran mayoría en el sector) realizan su trabajo, para poder aspirar a un "trocito" de ese pastel, trabajando muy duro, para ganar "cuatro perras"; están en el lado opuesto, las grandes empresas que pretenden conseguir su "trozo" del pastel, y si pueden, "robar" el trozo de los demás. Son unas avariciosas que no se conforman con lo que "les toca", y pretenden quitar a los demás lo que con tanto sudor y dificultades, les cuesta ganar.

Para conseguir sus fines, no dudan en emplear todas las armas disponibles, como por ejemplo:

1.- Sobornando a los Sindicatos: Unos sindicatos sobornados, son unos sindicatos agradecidos, y que no lucharan contra quien les "da de comer".
2.- Neutralizando a las Asociaciones de Transporte: Ya sea a base de "subvencionarlas", o ya sea participando en ellas como "socios", procurando hacerse con el control de las mismas, y evitando que estas peleen contra ellos.
3.- "Divide y vencerás": Fomentan a través de las asociaciones y sindicatos (a los que ellas mismas "subvencionan", ya sea por vía directa, o por vía indirecta [a través del gobierno de turno al que tienen cogido "por ahí"]) una "guerra" entre autónomos y asalariados; para que así no nos peleemos entre nosotros, y no nos unamos para luchar contra los enemigos comunes para todos, que entre otros son las propias grandes empresas.
4.- Emplear mercenarios: Fomentando la competencia desleal ya sea usando a Falsos Portugueses, Falsos Rumanos y/o contratando "choferes" rumanos. De esa manera en caso de que autónomos y asalariados nos uniésemos para luchar contra alguien, luchariamos contra los "ilegales", olvidandonos de que quienes los contratan son principalmente las grandes empresas.
5.- Neutralizar al Ministerio de Fomento: "Subvencionando" las campañas políticas de los partidos a la hora de las elecciones, se aseguran que cuando ganen, el que gane, no haga leyes que puedan perjudicarles. Y haciendo eso por un lado y/o controlando las Asociaciones, se aseguran de que ellos sean los únicos con capacidad para "negociar" con el Ministerio las leyes del sector.
6.- Tirando los precios: Al tener mas camiones que un autónomo (y pagar una miseria a sus conductores), ganan mas por viaje, y por tanto pueden reducir el % de beneficio en cada viaje, y de ese modo bajar los precios sin que para ellos baje su rentabilidad; pero que en el caso de los autónomos, no pueden bajar tanto, porque al obtener menos beneficio, no pueden reducir lo mismo, y llega un momento que el precio llega a un punto en el que para una empresa grande es todavía rentable (o incluso simplemente le sirve para cubrir costes), pero para un autónomo, ya pierde dinero haciendo el viaje (ya que cobraría menos de lo que gastaría por hacerlo). Por ejemplo, si por un viaje 1 camión tiene un beneficio de un 5%, un autónomo tendrá un beneficio total de ese 5%, pero una empresa grande con (por ejemplo) 40 camiones, tendría un beneficio total de un 200%; es mas, aunque la empresa grande bajase el % de beneficio del 5 al 2'5 %, mientras el autónomo tendría un beneficio del 2'5%, la grande tendría un 100%. Así que ...
7.- Eliminar a los autónomos: Utilizando las "armas" antes mencionadas, llega un momento en que los autónomos no pueden continuar (ni los asalariados, que habrán sido substituidos por mercenarios), y están "condenados" a la extinción. Si esto sucede, las grandes empresas controlarían el 100% del sector, o lo que es lo mismo, se comerían todo "el pastel"; y podrían manejar el sector a su antojo y para su beneficio.

Así que sabiendo las armas que utilizan (seguramente me he dejado alguna), podemos saber que necesitamos hacer para enfrentarnos a ellos.

martes, 24 de mayo de 2011

Las Asociaciones de Transporte

Las asociaciones de transporte deben ser el medio de unión y fuerza por el que los transportistas puedan negociar con el Ministerio de Fomento (del cual depende la delegación de transportes), la creación y/o modificación de las leyes necesarias para el buen funcionamiento del sector.

Unas asociaciones bien representadas, y que representen a la mayoría de los transportistas, deben buscar la reforma y/o creación de leyes que favorezcan a la mayoría de los tranportistas y favorezcan el desarrollo del sector.
Pero en España tenemos un serio problema con esto; ya que la mayoría de los transportistas son autónomos, pero las asociaciones mas "fuertes", representan a las grandes empresas, y normalmente los intereses de las grandes empresas son muy diferentes de los de los autónomos.
Dado que el sector del transporte es un "suculento pastel", además de ser un sector estratégico, quien lo controle tiene un gran poder sobre el país; ya que en caso necesario podría paralizar gran parte de la actividad comercial del país. Las grandes empresas conocen esta situación, y a través de "sus" asociaciones, son los que negocian con el Ministerio las leyes que les favorecen, aunque muchas de ellas perjudiquen seriamente a los autónomos; dado que el "pastel es muy suculento", pretenden controlar el sector y hacer lo que mas les conviene para repartir el "pastel" entre los más fuertes, procurando no dejar ni las "migas" a los demás.

Se necesitan verdaderas asociaciones de autónomos, donde no estén representadas las grandes empresas, y donde estas no sobornen a los representantes de la asociación, para evitar que esta luche contra las desigualdades del sector; estas asociaciones libres deben poder luchar en condiciones, y poder negociar con el Ministerio de Fomento las verdaderas leyes necesarias para el sector. Estas asociaciones deben tener la fuerza y el poder necesario para hacerse oír tanto ante las grandes empresas como ante el Ministerio, y deben tener poder de negociación.

Por otra parte estas asociaciones deben estar en contacto con representantes de los conductores asalariados (cuando de verdad existan sindicatos serios y responsables que luchen por lo que deben luchar, y no como hacen ahora por ver quien les soborna mejor ...); para que juntos tanto asalariados como autónomos puedan luchar por los intereses de todos los conductores, y unidos sean una verdadera fuerza a tener en cuenta tanto por las grandes empresas como por el Ministerio de Fomento.
Una unión verdadera entre todos haría mucho daño a las grandes empresas, y evitarían los abusos que cometen; además de obligar al Ministerio a hacer leyes que de verdad resuelvan los problemas del sector, y lo hagan mas equilibrado, permitiendo que todos los transportistas puedan luchar en las mismas condiciones, y cada uno pueda recibir su "trozo del pastel".

lunes, 23 de mayo de 2011

Los Sindicatos

Otro de los problemas del sector, y culpables en parte de la situación actual que atraviesa el sector; ellos que debían dedicarse a defender los intereses de los conductores sindicados, defender sus salarios, defender su trabajo, ..., se han dedicado a llenarse los bolsillos, y asegurarse de que sus liberados sindicales viviesen a cuerpo de rey, mientras en las empresas la competencia desleal se instalaba a sus anchas, y los empresarios hacían lo que les daba la gana, pasándose los convenios por "ahí".

Esta claro que algo no funciona en estos "sindicatos", principalmente encabezados por 2 que todos sabemos cuales son. Donde solo se han preocupado de llegar los bolsillos de sus jefes, de ser sobornados tanto por el gobierno como por las empresas (contra las que se suponía que debían luchar), de cobrar con los ERES, y entre otras cosas de asegurarse de que sus sindicados pagaban sus cuotas (mientras les daban "por detrás").

Estos sindicatos sinvergüenzas, son un Cancer que debe ser exterminado, y extirpado de la sociedad; deben desaparecer, para dar paso a un nuevo tipo de sindicatos. Es necesario eliminar a estos "parásitos sociales", para que den paso a una nueva generación de sindicatos, que deben cumplir una serie de requisitos:

1.- Deben ser apolíticos: un sindicato debe dedicarse a luchar por los intereses de los trabajadores a los que representa, y no dedicarse a la política; si quiere hacer política, que monte un partido político, y deje defender a los trabajadores a quien de verdad tenga interés en ello.

2.- Ser sindicatos por gremio: en otros países ya existen, y funcionan; estos sindicatos sabrán como funcionan las cosas en el sector en el que trabajan sus sindicados, y podrán defenderlos con mayor "sabiduría", además de que en lugar de defender los intereses de los sindicados de una determinada empresa tendrán que defender a la vez los intereses de todos sus sindicados del sector contra todas las empresas en las que estén.

3.- Que solo se mantengan por las cuotas de sus sindicados: así, sino pueden ser "subvencionados" (por no decir sobornados) tanto por las "ayudas" de los gobiernos, ni "subvencionados" por las empresas (para que "no den mucho mal"), estarán obligados a defender y luchar por los intereses de sus sindicados; ya que de esta manera, sino luchan por los intereses de sus sindicados, obviamente estos no seguirán en el sindicato (y por tanto pagando sus cuotas), y el sindicato desaparecería. Un sindicato insobornable, es un sindicato libre, y que de verdad estará obligado a luchar por los intereses de sus sindicados.

Por otro lado unos sindicatos que de verdad puedan ser llamados sindicatos, y que trabajen y luchen por lo que lo deben hacer; también interesan a los conductores autónomos, ya que aunque a ellos no les representan, representan a los conductores asalariados que son sus compañeros, y si defienden los intereses de los asalariados (salario, respeto de las normativas, lucha contra la competencia desleal, ...), estos cobraran lo que deben, y las empresas no podrán reducir precios por debajo de lo rentable para los autónomos, y por lo tanto, también les interesa que funcionen estos sindicatos, ya que de rebote también les afecta a ellos sus actuaciones.

domingo, 22 de mayo de 2011

La Tarjeta de Transporte

Otro de los grandes problemas del sector es la dificultad para establecerse como autónomo; sin contar que en la situación de crisis económica actual acceder a la financiación para establecerse como autónomo es practicamente imposible, el tema de la obtención de la tarjeta de transporte (sobre todo para vehículos pesados), es surrealista.
Actualmente para la obtención de la tarjeta (algo imprescindible para poder establecerse como autónomo) solo hay dos posibilidades:
1.- Comprar una empresa de transportes que tenga tarjeta, con el riesgo que ello supone, ya que al comprar una empresa, además de comprar sus derechos compras sus deberes, así que si tenia deudas (aunque el comprador no lo supiese), estas serán asumidas por el nuevo dueño; así que es posible quebrar antes de haber empezado a rodar ...
2.- Obtención de la tarjeta nueva cumpliendo los requisitos establecidos en la ley, y en este caso, como dice el dicho es: "para ir a mear y no echar gota" ... Ya que en el caso de la tarjeta para pesados, se exige una capacidad de carga de 60 toneladas y una antigüedad de los vehículos de menos de 2 años. Así que contando que un trailer tiene una capacidad de carga de alrededor de 24-25 toneladas, las cuentas son claras, exigen tener 3 camiones nuevos para conceder la autorización; esto seria como si a una persona que quisiese abrir una pequeña tienda, a la hora de que le diesen la licencia para abrir le exigiesen que tuviese 3 tiendas en lugar de 1, lo cual es totalmente subrealista (por no decir que es una completa idiotez).

Es decir hacerse autónomo es seriamente complicado, y en ocasiones practicamente imposible. Y esto solo beneficia a las grandes empresas que así se aseguran de evitar que nazca nueva "competencia", y también se aseguran de tener "cogidos por donde mas duele" a los conductores asalariados; pero de las grandes empresas ya hablaremos mas tarde, que merecen un capitulo aparte.

Competencia desleal

Actualmente uno de los principales problemas del sector es la competencia desleal, es decir aquellos conductores y/o autónomos que de varias formas consiguen hacer el trabajo por debajo de costes, perjudicando seriamente a los legales.

Esta competencia esa formada por diversos tipos de "individuos", yo en particular, me centraría en 3 clases:
- Falsos Portugueses
- Falsos Rumanos
- Rumanos

- Falsos Portugueses:
Estos no son nuevos, ya hace muchos años que "ruedan". Son autónomos o empresas que tienen el domicilio de la empresa en Portugal, aunque hagan su negocio en España, por lo que no les hace falta la tarjeta de transporte (cosa que a los autónomos y empresas españolas legales si), y por lo tanto se ahorran tener que invertir en ella, y sobre todo no pagan impuestos por su actividad, por lo que pueden permitirse reducir el coste por kilómetro, y por lo tanto el precio del transporte.
- Falsos Rumanos:
Estos son mas nuevos, y vienen a ser lo mismo que los falsos portugueses pero en lugar de tener el domicilio fiscal (domicilio de la empresa) en Portugal, lo tienen en cualquiera de los países de Europa del este pertenecientes a la unión europea.
- Rumanos:
Tras la inclusión en la comunidad europea de varios de los países de la Europa del este que formaban parte de la antigua U.R.S.S. (Unión de Repúblicas Socialistas Sovieticas [vamos, la antigua Federación Rusa]), como por ejemplo: Bulgaría, Rumania, Ucrania, ...; se "abrió la veda" a una nueva clase de competencia.

Al estar en la Comunidad Europea, los carnets de conducir de los conductores de estos países, les autorizaba a conducir en España. Esto no debería ser un problema, ya que en principio la "sana competencia", te obliga a hacer "mejor" tu trabajo y esforzarte mas; pero muchos de los conductores de estos países se han convertido en una competencia peligrosa, ya que luchan con unas armas que nosotros no tenemos, como por ejemplo:
1.- Los puntos del carnet de conducir: ya que aunque sus carnets les permiten conducir (y trabajar) en España, si cometen una infracción de tráfico, no les pueden retirar puntos (cosa que a nosotros si), por lo que su limite de puntos es "infinito".
2.- Incumplimiento de la Reglamentación de transportes: muchos de estos conductores, (algunos por desconocimiento, y otros por "mala leche") incumplen con partes fundamentales de la normativa ya sea relativo a tiempos de conducción y/o descanso, ya sea en cuanto al uso de dispositivos de control (discos y/o tarjeta de tacografo), etc. Y mientras no los cacen, se permiten seguir incumpliendo la reglamentación.
3.- Bajos sueldos: muchos de estos conductores, hacen el trabajo por unos sueldos miserables (solo hay que ir viendo las ofertas de los diferentes portales de empleo), como por ejemplo llegando incluso a hacer transporte internacional (de hasta 20 días al mes fuera de casa) por 1.000 €.

sábado, 21 de mayo de 2011

Echando una vista atras ...

En esta primera entrada de mi blog, y dado que pretendo, entre otras cosas, analizar la situación del sector; creo que es interesante echar una vista al pasado para ver como era esto hace un tiempo, y ver como ha ido "degenerando" hasta la situación actual.

Por empezar por algún lado, hace unos 10 años, decidir entrar en esta profesión, y decidir ser camionero, suponía una "carrera" con futuro, un empleo practicamente seguro, y un buen sueldo; había mas necesidad de camioneros que camioneros en si, y por lo tanto no era difícil encontrar empleo, y las condiciones eran "buenas", y los sueldos interesantes.
Aunque como en una carrera universitaria, para entrar en la profesión, necesitabas unos conocimientos (tanto teóricos como prácticos), que se "demostraban" obteniendo los carnets de conducir; y para obtenerlos era necesario un tiempo de preparación (y un importante desembolso de dinero). Pero bueno, una vez solventados los "problemas", tenías lo que necesitabas, y ya estabas en condiciones de "empezar".

Por otro lado, a la hora de decidirse a establecerse como autónomo, en lugar de como conductor asalariado, debías sacarte la capitación (yo lo hice en el 2.003), y luego estaba el "asunto" de la tarjeta; pero bueno, entonces no había tantos inconvenientes como ahora.

La verdad, ahora echando la vista atrás, se recuerda aquella época con "nostalgia", pensando que salias a un "mundo nuevo" y lleno de oportunidades, donde practicamente tenías el futuro asegurado.

Lamentablemente ahora las cosas no son igual, pero de eso ya hablaremos en nuevas entradas.